sábado, 8 de octubre de 2016

¿Hasta dónde llega la farsa?

Al cierre de un escrito sobre el referendo revocatorio, leí una pregunta abierta del respetable César Miguel Rondón: 
¿Hasta dónde llega la farsa?
Mi duda al tratar de responderme, me atrajo a otra pregunta: ¿Cuál farsa?, y casi naturalmente afloró una respuesta: Cuán cruel es aquel que hace albergar esperanzas donde no las hay. Me explico:
El objetivo, la estrategia, la táctica y las acciones que se han ejecutado bajo "la revolución bolivariana de Hugo Chávez" le hacen imposible, inimaginable e impracticable a su dirigencia política la entrega del poder en Venezuela. Lo han dicho hasta la saciedad y en su cometido han comprometido, tras bastidores, a más de una eminencia opositora. De ello podría dar fe el inexistente Diputado Hugo Armando Carvajal Barrios (“El pollo Carvajal”) quien desde antes de ser electo se convirtió en Hugo Armando Peck y ahora cohabita en la Asamblea Nacional con esta dualidad en su identidad.
Estos dirigentes de la revolución, han ejecutado acciones similares a las de Alejandro Magno en el 335 AC, quien al llegar a las costas de Fenicia y tras “quemar las naves” que lo trasportaron arengó a sus soldados diciéndoles: “Triunfaremos o moriremos, pues sólo hay un camino de vuelta a casa, y es por mar. Caballeros, cuando regresemos, lo haremos de la única forma posible: en los barcos de nuestros enemigos". Así y aun estando en desventaja de 3 a 1 venció a quienes se disponía a derrotar.
Siendo así, la revolución no ha montado ninguna farsa, y en contrario ha dominado a la mayoría “políticamente curtida” utilizando el concepto clásico de Carl Von Clausewits para quien la guerra no es más que una forma de hacer política; por ello, cacarean una que se hace guerra cotidiana.
La farsa la veo en la creencia pacífica, electoral y democrática para la convocatoria del referendo revocatorio que, aún con mayoría suficiente para triunfar, sólo servirá al propósito de la revolución.
Esa convocatoria es otro timorato diferimiento que permite la continuación de 80 muertes diarias en manos de la violencia, un sin número de venezolanos desplazados que buscan asilo o refugio en otros países, sin dejar de lado a los que están muriendo por hambre o por falta de insumos médicos. Ante esta tragedia lo demás luce a bisutería.
En lo particular, y muy a pesar de lo que sería mi deseo, desde febrero de este año vengo insistiendo en que no habrá revocatorio en 2016, la estrategia para procurar el cambio es la equivocada y los hechos lo han venido confirmando. La razón es muy sencilla: esa convocatoria la conduce una pusilánime dirigencia política que ha demostrado no tener el coraje que se requiere para confrontar un adversario que quemó las naves en 2.012, cuando dejo de disimular el ejercicio de una hegemonía dictatorial. Tras la omisión de una auditoría adecuada, el miedo paralizante de la dirigencia opositora permitió que se impusiera un resultado anunciado como fraude. Desde ese momento hasta la recolección del 1% de la firmas para el referendo revocatorio, la dirigencia opositora al gobierno ha flaqueado para defender el intransferible ejercicio soberano que reside en el pueblo según lo consagra el artículo 5 de la constitución vigente.
No hay farsa en la revolución, ellos muestran sus armas y su orden de batalla con toda claridad, la dirigencia política de oposición y sus aliados no hacen más que reaccionar con armas inútiles que difieren la derrota y prolongan la agonía de una esperanza que no existe, como tampoco existe la paz o la democracia en Venezuela.
A esta altura del juego revocatorio son varias las armas que todavía puede esgrimir la revolución, la más poderosa es la del financiamiento del proceso de votación y luego la adquisición del material necesario. (Cotillones para los centros y mesas de votación) Eso requerirá tiempo y es precisamente tiempo lo que necesita ganar la revolución.
Ante todo, esta carta no tienen que jugarla hasta después que el 20% o más de la población apruebe la ejecución del referendo revocatorio y para que la jugada ocurra, se requieren unos pasos que están fuera de control o influencia de la dirigencia de oposición: 
  1. El CNE tendrá que solicitar al Poder Ejecutivo Nacional un crédito adicional al presupuesto de gastos de 2016. 
  2. Para que el Ejecutivo Nacional le de curso a la solicitud del crédito adicional, tiene que contar con una fuente de financiamiento de dinero excedentario que financie el gasto. El ejecutivo podría argumentar que no hay recursos, incluso tomando la palabra de la oposición que manifiesta constantemente que el gobierno no tiene dinero para honrar el servicio de la deuda y que el país entrará en default.
  3. Suponiendo que el ejecutivo nacional diga que cuenta con los recursos excedentarios, el BCV deberá emitir su opinión favorable.
  4. Con la opinión favorable del BCV, el Ejecutivo Nacional tiene que solicitarle a la Asamblea Nacional la aprobación del crédito adicional. Falta ver si lo hará, ya que incluso han anunciado que no le solicitarán la aprobación del Presupuesto para el año 2017.
  5. Suponiendo que el Ejecutivo Nacional haga la solicitud a la  Asamblea Nacional, le tomará, como mínimo, una semana en aprobarla toda vez que la comisión respectiva debe preparar el informe que será votado en sesión plenaria de la Asamblea.
  6. Aprobado el crédito adicional por la  Asamblea Nacional, tiene que remitirse al Ejecutivo Nacional para publicación en la Gaceta Oficial.
  7. Una vez publicado en la gaceta oficial el Ejecutivo Nacional debe someterlo a la ratificación por parte del Presidente de la República en Consejo de Ministros, ya que la Asamblea podría haber cambiado el contenido de la solicitud hecha.
  8. Ratificado por el Presidente de la República en Consejo de Ministros, se elabora el decreto de promulgación, el cual tendrá validez cuando sea publicado en la Gaceta Oficial.
  9. A partir del momento de la publicación del decreto ejecutivo del crédito adicional, el CNE podrá iniciar el proceso para el financiamiento del proceso de votación, pero su desembolso queda condicionado a la disponibilidad que le otorgue la Tesorería Nacional.
  10. Colocadas las órdenes de compra del material electoral, el CNE deberá esperar la entrega por parte de sus proveedores.

Este procedimiento no es nuevo, es lo que se diseñó desde mucho antes de 1999 y sigue funcionando así. La dirigencia política de un lado y del otro lo conoce muy bien y sabe utilizarlo, a conveniencia, para acelerar o retardar decisiones. Se puede hacer en dos semanas, o puede quedar en el limbo. Todo depende del interés y de la correlación de fuerzas entre las partes interesadas. Eso lo llaman política.
Lamentablemente, la memoria venezolana es muy frágil y posiblemente se nos haya olvidado aquello a lo que Eduardo Semtei, al referirse a su gestión en el CNE, le ha contestado así: ¿Su fecha preferida? El 28, el 28, el 28...    ¿La recuerda con orgullo? Con sorpresa, nunca pensé que la fecha sería tan célebre. 
Ese Eduardo Semtei, autor y cómplice de la traición electoral del 28, y ahora autodefinido como socialista histórico opositor, podría ser un buen asesor de la dirigencia política. Él, como protagonista de primera línea, conoce muy bien de trampas, de fraudes y de alianzas tras bastidores al punto que ha dicho sin tapujos: “Quienes se asumieron como yunques débiles hoy encarnan el martillo desalmado y descarado de un estilo de gobierno neocomunista, edulcorado con el nombre de socialismo del siglo XXI, que golpea en forma salvaje el esqueleto democrático de Venezuela y cercena el equilibrio de poderes”.
A mi modo de ver, lo mejor que le puede ocurrir a la revolución es que se convoque un revocatorio para después de concluidos los primeros 4 años del mandato de Maduro ya que la frustración, la decepción y la rabia opositora provocarían una fuerte apatía electoral al ponerla a decidir entre dejar a Maduro o remplazarlo con aquel "presidenciable revolucionario" que les irrite al máximo.Yo no sé quién podría ser este personaje; pero, imaginar a un Diosdado Cabello como Vicepresidente, para remplazar a Maduro, podría acrecentar la apatía y la abstención opositora ya que para muchos luce menos traumático dejar a Maduro y su conexión Cubana que encumbrar a Cabello con las conexiones que se mencionan por diferentes medios y fuentes con relación a la corrupción, el lavado de dinero y el narcotráfico. Así, gana la Revolución y tiene el camino franco para hacer lo que le venga en gana en unas elecciones de gobernadores y demás en 2.017 y con ello prepararían el camino para la nueva trampa en la elección presidencial de 2.018. Venezuela continuaría bajo la hegemonía de la dictadura revolucionaria y con una dirigencia opositora avivando una nueva esperanza revocatoria por la vía pacífica, electoral y democrática a partir de 2.022.
Ahora le dejo a Usted dos preguntas: ¿Hasta dónde llega la farsa? y
¿Cuál farsa?

 Cuán cruel es aquel que hace albergar esperanzas donde no las hay.

6 comentarios:

  1. Por otra parte, pareciera que la MUD está resignada o conforme, a llegar a las elecciones del 2019 y de paso abdicar el proceso de elección de gobernadores y alcaldes. En realidad está previsto en el presupuesto de este año esas elecciones. Pero no lo logro entender el juego de la MUD, pues más allá de las expresiones hstriónicas de Ramos, y de las tímidas llamadas a marchar, no ha habido una respuesta contundente con la única arma que tiene; la calle

    ResponderEliminar
  2. Excelente análisis de la realidad. Lo lamentable es que no tenemos líderes motivadores de una disidencia efectiva, los gritos y arengas de la MUD no llegan a nada.

    ResponderEliminar
  3. Excelente análisis de la realidad. Lo lamentable es que no tenemos líderes motivadores de una disidencia efectiva, los gritos y arengas de la MUD no llegan a nada.

    ResponderEliminar
  4. Excelente su analisis Mi estimado Guaicaipuro d verdad te felicito pero es la gruda realidad y aja con esto hasta donde va llegar este barco sin gasolina y en el medio del mar que nos queda al pueblo que esta llevando este palo de agua a merced de estos malandros hermano

    ResponderEliminar
  5. César Miguel Rondón en su escrito expresa una evidente actual cultura mediática con algunos ambientes intelectuales que a veces transmiten una marcada desconfianza hacia el mensaje central que realmente debemos conocer, donde menciona crudas y astutas realidades que se darían a lugar… pero este se desenvuelve, como consecuencia en la que algunos desarrollan una especie de complejo de inferioridad que les lleva a relativizar u ocultar su identidad en sentido general, al igual que sus convicciones. Es inminente que las personas no han comprendido la peligrosidad del asunto actual en el que nos encontramos.
    Por ello… se produce ese círculo vicioso que cae en la farsa política, por lo que son y por lo que hacen… se evidencia, que están identificados con su revolución con el cueste lo que cueste, la buena política; es todo mentiras, que termina ahogándose en una especie de obsesión por ser como todos y por tener lo que algunos en su astucia, poseen en su oportunidad del bajo mundo político.
    Lo que está detrás del régimen y se nos oculta, es lo que sustenta y fortalece que ellos tengan el poder y por ende el control, aun cuando se evidencia un hálito de esperanza que ciertas salidas como la que insiste Luis Manuel Aguana en el Poder Constituyente Originario. Es buena salida, pero… no se tiene presente para nada que esto es un legado producto de un pacto demoníaco… nadie se imaginan que algo así pueda estar sucediendo y menos, cuando a Dios, no se le toma en cuenta, cuando a Él le dejan de lado y eso es lo que está sucediendo.
    Pero… no les quepa la menor duda, que de acuerdo al estilo inicuo, que puedan tener, los líderes y conductores del actual sistema… un relativismo todavía más peligroso por lo que está detrás y se nos oculta, Dios no permitirá que esto avance más de lo que ellos tienen pautado… se impondrá nuestra liberación y transición, conforme a su designio, nos salva la “Consagración de nuestra República de Venezuela” al Hijo de Dios en el Santísimo, único en el mundo, fue la razón del cambio del nombre por el lema “bolivariano” y de esta manera el ilegítimo actúa como legítimo, las instituciones funcionan a sus antojos, así como lo que no debe ser. Aunque parezca irrisible para muchos escuchar algo así como les revelo… hay que tomar seriamente a Dios en este asunto y la única manera es mediante la “oración” así de simple y sencillo. Somos nosotros que complicamos las cosas, cuando tenemos de nuestro lado al mejor de todos los amigos Dios Todopoderoso.

    ResponderEliminar