jueves, 3 de noviembre de 2016

De la Guerra y la Política en el escenario Venezolano

El escrito de Fernando Mires títulado “Venezuela: LA POLÍTICA EN CONTRA DE LA GUERRA”,  contiene un par de errores de fondo que mal orientan la política y la acción estratégica necesaria para generar un cambio político en Venezuela.

Argumento sobre la posición de Fernando Mires porque resulta muy ilustrativa de la opinión compartida por un buen número de expertos en política y temas militares.
Mires titula así para referirse al ejercicio de la política como una manera de contraponerse a la “tesis guerrerista” de quienes proponen acciones de fuerza necesaria para derrocar una dictadura, eso que algunos versados llaman "anti-política" y otros “golpe de estado”.
Sin embargo, es necesario acotar que la política, en los términos de nuestra modernidad, jamás estará en contraposición de la acción bélica, toda vez que la guerra es uno de los medios utilizados por la política para alcanzar sus objetivos. Aquí el primer error de fondo y para dejarlo claro digámoslo así: la guerra es un hecho político, y no un acto militar.
En su segundo error Mires afirma que: Venezuela vive una dictadura pretoriana. Esta es una afirmación parcialmente válida, porque si bien Venezuela está gobernada por una dictadura, esta no es pretoriana sino más bien  una "dictadura constitucional".
Entendamos a la dictadura constitucional como una operación de Yunque y Martillo, en la que se utilizan instituciones y procesos constitucionales para imponerse mediante el encubrimiento de la franca violación de los asuntos de fondo (Yunque) mientras se utiliza al Poder Judicial para aplastar al contendor (Martillo) y dejarlo sin posibilidad de acción constitucional.
Como mecanismo de refuerzo a esta operación y aplicable a quienes se revelen contra ella, la dictadura constitucional se apoya en el concepto político para el empleo de la fuerza militar: La batalla mejor ganada es aquella que no ocurrió porque el adversario la rehúsa y voluntariamente se somete a la dominación del poderoso que le intimida.
Es decir, se muestra la intensidad de la fuerza bélica con el fin de intimidar y se demuestra que si la intimidación falla, existe la voluntad y la disposición suficiente para utilizar esa fuerza  hasta la más alta consecuencia mortífera. Este es el ingrediente N° 8 de “La Receta de Fidel”: Infunda terror en dos vías, los suyos deben temerle a perder lo que les da el gobierno y los adversarios deben temer por su libertad y su vida.  JAQUE MATE.
Mientras la DICTADURA CONSTITUCIONAL VENEZOLANA pueda mantener ese “estatu quo” utilizando sus poderosos artilugios, no le dará cabida al planteamiento de Mires: “Los venezolanos disponen de partidos, de una Asamblea Nacional, de líderes, de una mayoría clara y certificada, y sobre todo, de una Constitución. Esas y no otras son las armas de esa mayoría. Esas son también las armas de la política. Y con esas armas el pueblo está defendiendo su derecho a ser pueblo.”
Hasta tanto los líderes políticos y sus asesores no entiendan: que las dictaduras se derrocan, que en los tiempos modernos la dictadura constitucional se disfraza de democracia, que el comando de la dictadura venezolana ha sido muy hábil y exitoso para mantenerse arbitrariamente en el ejercicio del poder, y que la dirigencia de oposición ha sido muy temerosa para interpretar y confrontar la realidad política, el régimen continuará  defendiendo su legitimidad con base a la constitución, las instituciones y el derecho, mientras asusta a su adversario con sólo mostrarle un posible efecto mortífero que lo paraliza e inhibe cualquier acción eficaz para producir un cambio político favorable.
Estas acciones dictatoriales eran perfectamente previsibles desde que la mayoría simple de la Asamblea Nacional, en manos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la sesión extraordinaria del 23 de diciembre 2015, fabricó el martillo mediante la designación extemporánea y arbitraria de 34 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, 13 principales y 21 suplentes, momento en que Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional aseguró que la revolución defendería al pueblo de los intereses opositores que se negaron a la elección de los juristas. Nada Oculto, estamos frente a una Dictadura Constitucional abierta y declarada, derrocarla no es un golpe de estado, no es un acto terrorista, es sencillamente un acto de restitución del orden democrático y habrá que hacerlo mediante los medios conque cuenta la política, sin dejar de lado que la confrontación de fuerzas es uno de ellos y que para utilizarlo se necesita el coraje y la voluntad necesaria para asumirlo con la entereza que requiere.


5 comentarios:

  1. Sea como sea se debe dialogar, no solo con los del régimen, también entre quienes nos oponemos ya que se deben sentar las bases de un pacto que indique el camino a seguir como país y como sociedad se deben establecer las reglas para vivir en armonia, aunque se tengan puntos de vista diferentes, esa es la verdadera democracia, la convivencia en armonia de grupos de personas que posean puntos de vista y opiniones diferentes.

    ResponderEliminar
  2. Los procesos de entendimiento ciudadano (el diálogo, la controversia de opiniones, el recurso de la intermediación, etc.) solo han servido para otorgarle oxígeno político a un régimen de DICTADURA CONSTITUCIONAL experto en hacer correr la arrguga y en la acción 'gatopardiana' de hacer que cambien algunas cosas para que todo continúe igual.
    Apoyo y suscribo totalmente lo expresado por el ciudadano Guaicaipuro Lameda, y tal como afirmaba Carl von Kláusewitz..."la guerra no es sino la continuación de la política pero por otras vías y con otros instrumentos."
    .

    ResponderEliminar
  3. Más claro no canta un gallo!! Quien puede em estos momentos creer que un diálogo con estos bandoleros va a llegar a un resultado positivo.
    Si el pueblo venezolano realmente quiere salir de este desastare tiene que arriesgar algo, gratis no será. La libertad y democracia tiene un costo para los ciudadanos hay numerosos ejemplos de ello inclusive en nuestro país.

    ResponderEliminar
  4. Según indica la Biblia, hay tiempo para todo, sin embargo soy de la opinión de que todo lo finito debe tener un final, aún más cuando ha producido tanto daño El tiempo de las argumentaciones y el diálogo esta siendo consumido, mientras nuestra patria MUERE

    ResponderEliminar
  5. En nuestro pais no hay gobierno lo que estamos es padeciendo una anarquia desastroza que cada segundo que pasa nos hunde mas con quien de los integrantes del desastre se va a dialogar si para ellos su arroz con mango esta bien y no permiten observacion alguna

    ResponderEliminar